Crear un agente con creatividad artificial

La creatividad artística es una de las capacidades humanas que más nos distinguen de los demás seres vivos. Es una de nuestras capacidades mas difíciles de imitar por las inteligencias artificiales. Tanto es así que hasta los más pesimistas pronósticos sobre la destrucción del empleo por parte de las máquinas salvan los empleos creativos. Pero la inteligencias artificiales poco a poco se adentran el el campo de la creatividad construyendo lo que se conoce, con el poco creativo nombre de creatividad artificial.

Es importante señalar que la creatividad artificial se centra en el proceso creativo no en el impulso creativo. Podemos imitar los resultados del proceso creativo humano pero no la necesidad, el contexto o el mensaje de la obra. Los resultados a veces son tan sorprendentes que parecen contener un mensaje o significado mas allá de la propia obra, pero es algo accidental, codificado en los datos con los que se alimentó la obra. Realmente se busca la imitación del arte humano, no la expresión de la máquina.

Elegir el dominio artístico

No es lo mismo crear un libro, que una pintura, una escultura o un vestido. Incluso dentro de cada dominio hay casos diferentes, no es lo mismo escribir una novela que un poema. Ni sigue las mismas reglas una novela romántica que una de misterio e incluso dentro del mismo género hay estilos.

Reunir ejemplos

Necesitamos recopilar obras de arte del dominio. Las necesitamos para alimentar nuestro sistema y extraer sus características y reglas. Hay que tener en cuenta que estas obras son las que definirán las creaciones de nuestro agente hay que reunir obras como las que queremos que produzca

Convertir las obras a un modelo

El modelo es una forma de representar la obra de forma “entendible y manipulable” por nuestro software.

Reglas y algoritmo generador

La creatividad necesita seguir una reglas. Si tiramos letras al azar sobre una página el resultado será muy innovador y único pero su valor como novela es muy pobre. Las reglas nos dicen como generar una obra a partir de una entrada. Pueden estar definidas a mano, aprendidas automáticamente de nuestros ejemplos o una mezcla de ambas. Podemos darnos el lujo de romper alguna regla durante el proceso creativo pero si rompemos todas obtendremos un sin sentido.

siguiente estas reglas el algoritmo puede crear una obra a partir de los datos proporcionados como entrada.

Datos de entrada o semilla

Hace falta definir una “semilla”, una entrada al modelo con la que este pueda “tirar del hilo” para generar la obra de arte. La semilla puede ser elegida por un humano, generada al azar o tomar algún valor de algún sitio. En los modelos iterativos (más adelante los vemos) la semilla incluye una obra que es la que vamos a transformar. En la primera iteración se pueden usar datos generados al azar.

Representar el modelo

La representación es la traducción de ese modelo a la obra que nosotros los humanos apreciamos. Es el paso contrario a convertir la obra en modelo

Modelos iterativos

Lo ideal seria que a la primera la obra resultante fuera valida. Pero Actualmente se aprovecha que tenemos un “juez” para convertir el proceso de creación de la obra en uno iterativo. En este proceso se toma la obra generada o mejor dicho su modelo y se usa para realimentar el algoritmo generador de forma iterativa transformando la obra intentando mejorar la puntuación del juez en cada iteración. Este proceso recuerda al de las metaheurísticas.

Juez

El juez actúa valorando la obra creada según las características deseadas. Estas características pueden ser aprendidas o definidas por nosotros. Esta parte del algoritmo se comporta como la función fitness.

Hay algoritmos generadores que en lugar de generar una obra generan varias obras que son pequeñas variaciones de la mima. El juez actúa eligiendo con cual se realimenta el proceso. Que por lo general suele ser la que mejor puntuación obtiene.

En este punto se puede introducir “ayuda” humana que actué como juez, si no en todas las iteraciones cada cierto número de ellas.

Ejemplo

En el caso del generador de textos basado cadena de Markov que vimos en esta entrada del blog tendríamos los siguientes elementos:

  • Los textos que se usan para entrenarla son los ejemplos.
  • El modelo son los tokens que se extraen del texto para entrenar a la red.
  • Los n-gramas que se aprenden son la reglas generadoras.
  • El algoritmo generador es tan sencillo como elegir al azar la palabra siguiente ponderando este azar según las probabilidades indicadas por las reglas (n-gramas)
  • En este caso no hay juez a que es un algoritmo de una única pasada

Vamos a convertir este sistema en iterativo. En lugar de una frase se generaran varias. Un humano indicará cual es la que más le gusta y a partir de esa frase se generaran nuevas frases. Para ello el algoritmo tomará un punto aleatorio de la frase, eliminará todas las palabras a partir de ese punto y continuará creando la el texto usando los n-gramas aprendidos para elegir la siguientes palabras.